TERMINALES PIEZAS CLAVE QUE DEFINEN LA COMODIDAD

TERMINALES PIEZAS CLAVE QUE DEFINEN LA COMODIDAD

 

 

Álvaro Movil
Periodista Grupo Franja
Contenido social y oftálmica

Unos elementos importantes y que a veces pasan desapercibidos son los terminales de la montura, estas sencillas partes de los anteojos que aunque parezcan simples, si no se escogen bien pueden afectar la comodidad y en algunos casos la calidad de visión del paciente. Un paciente incómodo con sus anteojos, puede no volver al establecimiento.

¿QUÉ SON LOS TERMINALES?
Son piezas que recubren el extremo de la varilla o el brazo. La gran mayoría de las gafas graduadas las llevan, al igual que muchas gafas de sol, sobre todo si son metálicas, porque al ir apoyada una pieza metálica sobre la oreja podría causar alergias y porque evitan la rápida corrosión del metal por el sudor. No siempre están presentes en las monturas de acetato o de otros materiales plásticos, aunque muchas veces se incluyen, tanto como elemento de confort, como estético. Una ventaja es que pueden ser reemplazados siempre que se desgasten, por lo que no es necesario cambiar los brazos del marco.
Suelen estar curvados para ajustarse mejor a las orejas proporcionando mayor sujeción.

¿QUÉ TENER EN CUENTA?
La forma del hueso temporal, con sus partes musculares y adiposas, influencian en la adaptación de la montura así: el ángulo de la apertura de los brazos, anchura del brazo a nivel de la oreja, largo del brazo, construcción del brazo y la forma del terminal del brazo. Como la cabeza desde la base de la oreja y delante hacia la cara se estrecha, una posible presión ejercida por los brazos en el hueso esfenoides tendrá como resultado el desplazamiento de la montura hacia delante. Por lo tanto los brazos del anteojo apenas deben hacer contacto desde la base de la oreja hacia atrás. El pabellón de la oreja constituye la parte más extensa de cartílago en la cara. Para una buena adaptación es importante que el terminal del brazo quede paralelo en toda su extensión con la base de la oreja, en forma tal que la relación terminal piel guarde perfecta correspondencia.
Entre los músculos que se encuentran en el sector de apoyo del anteojo están los auriculares anterior y posterior. Estos se encuentran precisamente en el sector donde el brazo del anteojo presiona hacia la cabeza. Una adaptación deficiente del brazo resultará en un reparto desigual de la presión lo cual rápidamente producirá dolor. Es muy difícil identificar el punto donde se presenta el dolor muscular ya que toda la zona es muy sensible y no necesariamente se produce enrojecimiento. En estos casos se debe hacer un cambio en la curvatura del brazo de modo que se reparta por igual la presión lateral y por lo tanto se alivie el dolor.
Los nervios pueden estar en la zona de contacto con el anteojo. La presión en ciertas partes de estos nervios puede producir sensaciones de malestar. En el punto donde el brazo del anteojo tiene su primer contacto, si este está muy apretado puede eventualmente producir un leve aprisionamiento de la arteria temporal superficial dificultando el paso libre de la sangre y produciendo subsecuentemente una cefalea.

En algunos anteojos especialmente los deportivos se pueden encontrar estos terminales, los cuales aportan buena estabilidad a la montura. Se pueden ver diferentes diseños en este tipo de terminales en gran variedad formas y colores. Entre estos se encuentra los de material Unobtainium® una goma de doble inyección con antideslizante que aumenta el agarre en caso de transpiración.

 

Este sistema patentado consiste en una delgada funda protectora hecha de silicona antialérgica que puede ser reemplazada. No necesita de cordón para ajustarse a la cabeza. La clave de esta tecnología es la correa de doble extensión con seguridad magnética incorporada que se ajusta para adaptarse a casi cualquier tamaño de cabeza, y en caso que se necesite, se puede colgar en el cuello permitiendo que los anteojos no se caigan. Son convenientes para realizar actividades deportivas y ofrecen un sistema de ajuste de lectura permitiendo cambiar de posición la montura con un ajuste en el terminal. 

 

Hechos en plástico y silicona permiten un buen ajuste al envolver la oreja, evitando que se caigan. Tienen un peso aproximado de 0.02 Libras y miden 43 mm aproximadamente, no solo hacen contacto con la sien, también lo hacen con la parte trasera de la oreja en un agarre justo.

 

En el caso de que lleguen clientes a la óptica con monturas que necesitan ajuste en los brazos e incluso de los terminales, generalmente se le puede dar solución a estos inconvenientes utilizando pinzas, pero en algunos casos se termina partiendo o no queda bien el ajuste, por eso herramientas como el Temple Tamer permite arreglar de manera sencilla los brazos desajustados de las monturas. Para hacerlo es necesario pasar el brazo de la montura primero por una máquina de calor y luego incrustarlo en el Temple Tamer y doblarlo según se necesite.

 

REFERENCIAS
www.ceo-v.com/ceo-vision
• es.oakley.com/es/mens/sunglasses/replacement-parts/category/m021103?nav=TN-Mens_Sunglasses_Replacement-Parts_1
• www.optimax.com.do/que-debes-tomar-en-cuenta-al-escoger-tus-monturas