ESTRÍAS POST LASIK, UNA COMPLICACIÓN MOLESTA

ESTRÍAS POST LASIK, UNA COMPLICACIÓN MOLESTA

Queratomileusis in situ asistida por láser, (LASIK) por su sigla en inglés, es un procedimiento quirúrgico ampliamente conocido para la corrección de defectos refractivos. Los oftalmólogos practican esta técnica aproximadamente a razón de 1.2 millones de pacientes en Europa y Estados Unidos, anualmente. La popularidad del LASIK se ha extendido desde el propósito de la corrección de miopía e hipermetropía, hasta novedosas aplicaciones en el manejo del astigmatismo post queratoplastia, y también su uso en la cirugía refractiva post extracción de catarata.1

Entre las complicaciones postoperatorias de LASIK, se encuentra la presencia de estrías en el flap, que también son llamadas micropliegues. Consisten en la aparición de arrugas en el cuerpo del flap que pueden observarse a través de la lámpara de hendidura. Estas estrías corresponden a una de las más comunes complicaciones; pero lo que realmente importa, es que pueden inducir irregularidad de la superficie corneal, llevando al paciente a disminuir la calidad de la visión, cambios en la refracción manifiesta indeseados, aumento de las aberraciones ópticas, diplopía monocular, una baja importante en la sensibilidad al contraste, pérdida de agudeza visual no corregida e incluso corregida, deslumbramiento, visión de halos, imágenes fantasma, sensación de cuerpo extraño, y finalmente la insatisfacción de los resultados visuales por parte del paciente.2 Ver figura 1.

Figura 1. Estrías post LASIK.4

Las estrías generalmente tienen dos formas de presentación denominadas microestrías o macroestrías; mientras las primeras se pueden resolver con lentes de contacto terapéuticos o lubricante ocular, las macroestrías se observan como líneas paralelas bien definidas con la retroiluminacióin corneal, y son las responsables de los disturbios visuales.3

Para dar tratamiento a esta alteración, existen diferentes técnicas siempre y cuando se detecten tempranamente; por ejemplo, el levantamiento y reposicionamiento del colgajo durante las primeras 24 horas posteriores al LASIK, puede resolverlo rápidamente. Entre el rango de opciones se encuentra el estiramiento y alisado de la superficie, irrigación con solución salina hipotónica, masaje del flap, hipertermia, la maniobra de compresión del ¨sandwich”, llamándose así a la estructura conformada por la estría y el lecho estromal, remoción del epitelio, queratectomía fototerapéutica de la membrana de Bowman (PTK) por su sigla en inglés, y sutura del flap. Estas técnicas van desde no invasivas a altamente invasivas dependiendo de la severidad de las estrías.4

Wallerstein et al (2017) reportó un estudio donde se realizó relevantamiento del flap y posterior irrigación y reposicionamiento del colgajo, concluyendo que esta técnica incrementa la exactitud, eficacia y seguridad, con resultados visuales comparables al ojo contralateral; sin embargo, no descartó la posibilidad de realizar un retratamiento posterior con excímer láser para algunos pacientes.2

Abdelazeem y colaboradores (2020) para resolver las estrías, concurrió a la técnica de deslizamiento mecánico del flap con microesponja, en dirección perpendicular a la orientación de la estría, mostrando resultados óptimos en los pacientes tratados con eficacia y seguridad dada por el carácter poco invasivo del procedimiento.4

Nabil (2016) describió una técnica intraoperatoria denominada “doble giro de flap” para prevenir la aparición de las estrías. Este procedimiento consiste en realizar un pequeño giro oblicuamente del flap, con eje de rotación partiendo de la posición de la bisagra, y posteriormente se realiza un estiramiento cuidadoso del tejido del colgajo de adentro hacia afuera con dos micro esponjas. Posteriormente, se aplica otro giro en sentido contrario y se estira nuevamente deslizando las micro esponjas como en el primer paso, esto permitirá deshidratar el flap y el lecho estromal para una coincidencia perfecta al reubicar el colgajo.5 Ver figura 2.

Figura 2. Técnica de doble giro del flap y aplicación de micro esponjas para deshidratar y alisar mejor la superficie del colgajo sobre el lecho estromal.5

CONCLUSIÓN

Es importante observar cuidadosamente en los controles tempranos postquirúrgicos, especialmente a las 24 horas, la presencia de estrías, para que el tratamiento sea más efectivo, seguro y menos invasivo sin afectar el pronóstico visual del paciente operado de LASIK.

 

REFERENCIAS

  1. Ting DSJ, Danjoux JP. Late-onset traumatic dislocation of laser in situ keratomileusis corneal flaps: a case series with many clinical lessons. Int Ophthalmol [Internet]. 2019;39(6):1397–403. Available from: https://doi.org/10.1007/s10792-018-0946-7
  2. Wallerstein A, Gauvin M, Adiguzel E, Singh H, Gupta V, Harissi-Dagher M, et al. Clinically significant laser in situ keratomileusis flap striae. J Cataract Refract Surg [Internet]. 2017;43(12):1523–33. Available from: https://doi.org/10.1016/j.jcrs.2017.09.023
  3. Liu L, Song FZ, Bao LY. Histopathological study of corneal flap striae following laser in situ keratomileusis in rabbits. Exp Ther Med. 2015;9(3):895–900.
  4. Abdelazeem K, Nassr MA, Abdelmotaal H, Wasfi E, El-Sebaity DM. Flap Sliding Technique for Managing Flap Striae following Laser In Situ Keratomileusis. J Ophthalmol. 2020;2020.
  5. Nabil KM. Flap double twist technique for prevention of LASIK flap striae. Clin Ophthalmol. 2016;10:2325–8.

Imagen tomada de: https://www.aao.org/image.axd?id=e37168b9-2ad3-47ed-86e0-252d7537ce72&t=635072542592200000