OBTENER LOS MEJORES RESULTADOS CON LOS PROGRESIVOS

OBTENER LOS MEJORES RESULTADOS CON LOS PROGRESIVOS

La mayoría de los laboratorios ópticos están comprometidos con las tecnologías de lentes Freeform, que con sus diversas formas de individualizar las prescripciones brindan a los pacientes mejores índices de adaptación y una experiencia visual mucho mejor. Sin embargo, los consultorios y ópticas (prácticas) y los laboratorios no han experimentado disminución de las tasas de reclamos y garantías.

Dar garantía por falta de adaptación sobre lentes de adición progresiva (LAP) es un servicio maravilloso proporcionado por muchos laboratorios y es necesario porque en los laboratorios se cometen errores, pero si se trata de errores de la práctica, esto tiene un costo alto tanto para el laboratorio como para la práctica, y el costo más importante es el daño a la reputación de la óptica o consultorio cuando el paciente tiene que regresar una y otra vez por sus gafas. Ya sea por la buena disposición de los laboratorios o por la competencia del mercado (quizás más este último factor), los laboratorios han debilitado su postura respecto al reclamo de garantías al incluso permitir errores de fórmulas, alturas, DP, entre otros, algo que no se escuchaba en el pasado.

¿Podría esta situación deberse a fallas en la habilidad de dispensación en las ópticas o consultorios?

Esta estrategia fue introducida cuando llegaron los LAP al mercado en la década de 1980 para fomentar su aceptación.

Sin embargo, es posible que la situación haya llevado a que se emplee personal poco capacitado y no se invierta en capacitación. Al mismo tiempo, las compañías de lentes, para mantener a sus clientes satisfechos, también han contribuido. .

Los LAP Freeform representan una gran mejora con respecto a los moldeados en la superficie frontal del pasado, pero la tecnología que ofrece diseños de lentes optimizados y personalizados no es suficiente por sí sola. Se debe suministrar al laboratorio más medidas de las que se proporcionaban en el pasado y deben ser correctas. Muchas prácticas eligen el diseño de lentes optimizado y confían en la “fórmula mágica”, este método se basa en las mediciones predeterminadas de las estadísticas de “promedio mundial” de los laboratorios y no logra optimizar el resultado para el paciente. Este procedimiento a menudo culmina en una mala experiencia de uso y lleva a preguntas por parte del paciente como: “¿Por qué estos nuevos lentes caros no son tan buenos como mis anteriores lentes menos costosos?” Una garantía de laboratorio no reparará una reputación dañada.

Los fabricantes de lentes optimizados e individualizados pueden calcular la verdadera potencia del lente en la posición de uso para todas las direcciones de la mirada, mientras que las medidas de posición de uso se han convertido en un requisito estándar de la industria.

Ahora se requieren mediciones de la distancia pupilar monocular, ángulo panorámico, pantoscópico y distancia del vértice, entre otras, para mejorar el diseño del lente y la experiencia visual del paciente.

Por eso es necesario que las prácticas usen al menos un pupilómetro para medir las DP monoculares y midan de forma adecuada las alturas y ángulos. Una buena opción es utilizar los dispositivos de medición electrónicos. El hecho es que se aprenda a hacer todas las medidas en forma correcta. Sus pacientes le agradecerán por “los mejores lentes”. Piense en su práctica, si no está teniendo gran éxito al prescribir estos lentes de tecnología avanzada, ahora puede ser el momento de repensar los métodos de medidas y la capacitación del personal que labora en esta.