MAYOR CONSUMO DE OMEGA 3, MENOR RIESGO DE RD

MAYOR CONSUMO DE OMEGA 3, MENOR RIESGO DE RD

El grupo de investigación del Hospital Clínico de Barcelona ha realizado un estudio a través del ensayo Predimed con el que ha comprobado, a través del seguimiento de la dieta mediterránea de los pacientes con diabetes tipo 2, que toman aceite de oliva extra virgen o frutos secos disminuye el riesgo de amenaza de retinopatía diabética.

Según un estudio que se publicó en JAMA Ophthalmology, las personas de edad media y avanzada con diabetes tipo 2 y con un consumo mínimo de 500 mg al día de ácido graso polinsaturado omega 3 (incluyendo varias porciones semanales de pescados grasos en sus dietas), tienen una reducción del riesgo de amenaza de retinopatía diabética.

El equipo de investigación, liderado por Aleix Sala Vila, del grupo de Nutrición, Lípidos y Riesgo Cardiovascular de Ciberobn-Idibaps en el Hospital Clínico de Barcelona, ha realizado este estudio a través del ensayoPredimed (Prevención con Dieta Mediterránea) en el que se ha valorado el seguimiento de las personas con diabetes tipo 2 que siguen esta dieta complementada con aceite de oliva extra virgen o frutos secos para la prevención de enfermedades cardiovasculares, entre 2003 al 2009.

La creciente permanencia de la diabetes mellitus tipo 2 y un aumento de vida útil ha conllevado un aumento en el número de los pacientes con diabetes tipo 2 más mayores. Esta ha sido una de las mayores preocupaciones para las personas con retinopatía diabética, principal causa de la pérdida de visión. Dada la carga económica y social de retinopatía diabética, para el grupo de investigación ha sido necesario desarrollar estrategias con el objetivo de prevenir o retrasar la aparición de este grave problema de visión debido a que la retina es rica en ácidos grasos omega 3 polinsaturados de cadena larga. Por el momento, los modelos experimentales apoyan la dieta mediterránea para la prevención de retinopatía diabética, pero todavía carece de datos clínicos. 

De los participantes en el estudio realizado, 2.611 (75 por ciento) cumplían con la dieta mediterránea. Durante una media de seguimiento de 6 años, la retinopatía diabética fue diagnosticada en 69 de los participantes en el estudio. Después de determinar la edad, el sexo, el grupo de intervención y el estilo de vida, los participantes que seguían la recomendada dieta mediterránea, en comparación con los que no la estaban siguiendo, mostraron un 48 por ciento relativamente menor riesgo de amenaza de padecer retinopatía diabética. "Nuestros resultados y los datos obtenidos en modelos experimentales, aprueban la toma de pescado como una grasa saludable", ha concluido Sala Vila.