ANTEOJOS CORRECTOS, NIÑOS FELICES

ANTEOJOS CORRECTOS, NIÑOS FELICES

 

Es primordial que se haga desde temprana edad la visita al especialista de la visión para detectar a tiempo las alteraciones y los defectos refractivos en los niños. Si necesita gafas, una de las grandes decisiones que deben tomar los padres será el tipo de montura a elegir. A continuación se bridan algunos consejos para apoyar a los padres en la elección adecuada de los anteojos y sobretodo, para que el niño esté a gusto con lo que lleva.

Primero la prescripción: esta será la consideración principal al elegir marcos. Si el niño requiere lentes gruesos, es importante utilizar los marcos más pequeños posibles para reducir el grosor final del lente y porque al ser de menor tamaño se presentan menos aberraciones de orden superior cerca del borde del lente. Esto disminuye el riesgo de visión periférica borrosa o distorsionada.
Si no tiene un defecto refractivo alto hay libertad de escoger tamaño de montura o forma. Todo depende de la distancia entre los ojos, del tamaño de las órbitas y de la cabeza. Lo importante es que no sobrepasen la línea de las cejas, ni que sean más anchos que la cara del niño.

 


Elegir un material resistente para la montura:
las actividades de los niños se resumen en: saltar, correr y experimentar el mundo sin cuidar los anteojos, por eso es importante escoger para la montura materiales flexibles, hipoalergénicos y resistentes a las caídas ya sea de acetato, silicona, TR 90, nylon, policarbonato y últimamente los fabricantes están haciendo marcos metálicos que incorporan estas características como por ejemplo de níquel o titanio.

Piense en los lentes: factores como la resistencia a los impactos y la seguridad son muy importantes, por eso se recomiendan materiales como policarbonato o Trivex, significativamente más resistentes a los impactos que otros. También son más livianos que los lentes de CR 39, lo que los hace más cómodos, especialmente para prescripciones altas.

 

Cuidado con las varillas de la montura: las varillas deben tener la longitud correcta, Es importante que no hagan presión en la sien, que no dejen marcas en la parte de atrás de las orejas y que tengan terminales blandos, sin dejar a un lado, la flexibilidad de las mismas para que sean resistentes a los tirones durante el juego.
También es recomendable que las varillas lleven bisagra con muelle para que no se rompan al ponerse y quitarse.

Asegúrese que sean cómodos: es habitual que los niños extravíen sus anteojos pues se los están quitando de manera constante para jugar. Para evitar esto, se pueden adquirir unos “stoppers” en los terminales, que son un soporte para que las gafas no se caigan y es mucho más cómodo para ellos.

 

 

 

Monturas especiales para hacer deporte: Si el niño practica algún deporte, es mejor que utilice marcos especiales dependiendo de la actividad, y que solamente lo use en ese momento. Ya que los anteojos para deportes deben estar bien adaptados y ser seguros para realizar movimientos de fuerza y velocidad cómo por ejemplo en fútbol, básquetbol o tenis.

Que le gusten: A pesar que son niños, es necesario involucrarlos en la elección de las monturas, pues son ellos quienes las llevarán puestas y si no se sienten a gusto muy difícilmente las utilizarán.

Referencias
https://www.bebesymas.com/salud-infantil/tu-hijo-necesita-gafas-siete-consejos-para-elegir-las-mas-adecuadas.
https://www.guiainfantil.com/articulos/salud/vision/consejos-para-elegir-las-gafas-de-los-ninos/

Laura Vanessa Izquierdo
Periodista Grupo Franja
Contenidos de moda y estilo

close

Sign up to keep in touch!

Be the first to hear about special offers and exclusive deals from TechNews and our partners.

Check out our Privacy Policy & Terms of use
You can unsubscribe from email list at any time