VENDER EN TIEMPOS DE CRISIS

VENDER EN TIEMPOS DE CRISIS

 

 

Es preocupante como se encuentra la economía en Latinoamérica, el Fondo Monetario Internacional (FMI) rebajó ligeramente la previsión de crecimiento de América Latina para 2017 en una décima hasta el 1.1 %, frente al 1.2 % anticipado en enero, y situó en el 2 % su estimación para 2018. En su informe de Perspectivas Económicas Globales, el FMI considera que Latinoamérica sigue en camino para salir de la recesión del 1 % registrada en 2016 gracias al empuje de México, que crecerá un 1.7 % en 2017, y el retorno al crecimiento de Brasil, que repuntará un 0.2 % este año.

Las empresas del sector óptico no están ajenas a este camino para salir de la recesión y el efecto ya se puede observar como por ejemplo en la reducción de importaciones, menos ventas, menos inversiones, entre otras. Pero, ¿Qué hacer ante este panorama de crisis para mantenerse y avanzar? A continuación se muestran algunos puntos que sirven de guía para las empresas del sector.

Vender de manera distinta

Cuando hay crisis en una economía hay tres alternativas: o se vende algo diferente, o se vende a alguien diferente o se aprende a vender de manera diferente. Entender esto es fundamental para avanzar. Probablemente se ha estado trabajando el mismo mercado y es mejor cambiar de gente. Se puede intentar vender los productos de manera distinta.

No resistirse a los cambios

Adaptarse, reinventarse, ver de qué manera se puede sacarle provecho a la crisis. En las crisis la mayor parte de las personas se quedan quietas.

Utilizar la información para diferenciarse

Educar a los clientes, utilizando la publicidad, la página web, las redes sociales, como medio de para educar a los clientes, cuando se educa al cliente hay más probabilidad que este se quede, sea más refractario a la publicidad de la competencia y deje de pensar en el precio. Identificar a los clientes ideales y enfocarse en generar una estrategia para atraerlos.

Incrementar el valor percibido del precio venta

Hacer que el precio de venta diga más que solamente lo que se está dando, que el cliente no vea solamente el producto ahí, sino todo lo que tiene derecho con ese precio, que se perciba el precio como una entrada a un club donde va a recibir atención especial, información especial, que lo hará distinguirse de otros clientes.

Buscar y encontrar sus puntos fuertes

Si lo que busca es vender más, lo primero que tendrá que hacer es partir de aquello que le hace fuerte en su mercado de referencia. Muchas compañías han crecido en tiempos de crisis, partiendo de sus propias fortalezas.

Apostar por el marketing

Dejar de invertir en estrategias de marketing y publicidad puede ser el principio del fin. Si las ventas bajan, éste es precisamente el momento de planificar posibles salidas, lo que lleva a replantearse el negocio o el producto/servicio. Es tiempo de ir a buscar clientes de forma activa y para ello es necesario conocer su perfil.

Orientarse a necesidades

En tiempos de crisis es necesario ponerse en la piel del cliente: ¿Qué es lo que necesita? ¿Qué le motiva? ¿Cómo se puede llegar a conectar con lo que desea?

Convertir atractivos sus precios

Puede parecer una contradicción, pero en tiempos de crisis no conviene utilizar estrategias de precios. Si se entra en una guerra de precios con la competencia, los resultados pueden ser devastadores si no se dispone de un margen holgado. Es, pues, momento de hacer promociones u ofertas atractivas que no dañen dicho margen, como por ejemplo, regalar productos/servicios que no tengan salida, de forma complementaria a la compra.

Vender productos/servicios complementarios

Con esta estrategia de ventas, se trata de cubrir todo el espectro de necesidades del cliente, incluso crear o despertar en él nuevas necesidades que hasta ahora no habían salido a la luz.

 

Fuente: